25 de febrero de 2009

La imac que podia leer la mente

No sabia que las iMac G3 fueran tan avanzadas. Hasta el punto de leer mi mente. Lo que pasa es que recientemente habia salido el Debian 5.0 y pues yo tenia que probarlo, entonces tome la lap de Marlene y sustitui el ubuntu por el debian y pues que loco, note las diferencias que ha incluido ubuntu a traves del tiempo. Pero vi cosas que tambien me gustaron. Total que yo habia hecho pruebas y me habia convencido. Pero para esto yo habia probado mi imac g3 un tiempo antes y todo estaba bien. Pero el dia de ayer venia con toda la intencion de instalar debian en la imac G3, habia descargado la version ppc net install para ver que tal me iba, esperaba conseguir una terminal en linea de comandos que me permitiera conectarme a sdf.lonestar.org o si todo salia bien, probar el LXDE y ver que tal me iba, me preocupaban muchas cosas como por ejemplo que al meter el cd no me booteara o que tuviera problemas para particionar el disco. O que de plano quiera instalar varias cosas y me quedara corto de espacio. Pero cuando llegue a mi casa y me disponia a prender la imac para probar los ultimos programas de mac que iba a correr, simplemente no prendio. y me quede que loco pero si la he prendido varias veces desde que la tengo y funcionaba bien, que ha pasado!!!
Despues de muchos intentos (presione muchas veces el unico boton que tiene (el de encendido) ), lo deje por la paz y la volvi a guardar. La imac habra tomado conciencia? , me leyo la mente y se nego a prender? O tenia integrado un cerebro positronico y ocurrio un problema grave que la inhabilito? para siempre? eso nunca lo sabre, si tan solo Susan Calvin estuviera viva. Que loco no?

Update: el destino ha hablado mi hijo se formara con una interface de linea de comandos.

2 comentarios:

Angel Alberto dijo...

que loco, yo queria comprar esa imac.

ahora no prende.

Coca dijo...

algun dia tendre una mac :P

Mi propio wiki

Bueno ya estoy de vuelta, y quiero mostrar algo que me ha parecido útil en mi vida laboral. Se remonta a cuando entré a trabajar en Mon...