El anis

No se si ha ustedes les pasa también esto. Hay sabores que cuando los prueban en una sola presentación durante mucho tiempo. Solo puede probarla en esa presentación, porque si no, simplemente no les gusta. Lo que quiero decir es que por ejemplo en mi caso el anís solo lo he probado en caramelos. Y pues tampoco es que me gusten mucho pero si los soporto. El caso es que cuando vivía en Cuernavaca el terreno donde estaba mi casa era algo grande y crecían -gracias a mi madre- muchas plantas, un anís se abrió camino y creció silvestre en mi patio. Entonces a veces tomaba una hojita y me parecía chistoso como una hojita liberará el mismo sabor que esos dulces. Claro que es obvio porque en realidad esos dulces están hechos con esa planta. El caso es que no estoy acostumbrado. A ese cambio de presentación. Tiempo después mi cuñado me ofreció un licor de anís en una reunión familiar y lo mismo me paso. No lo sé creo que es un sabor muy fuerte y yo sólo lo soporto en caramelos.

Otro ejemplo es el plátano. Una vez fui de visita con alguien y de tomar había agua de plátano, imaginense. Nuevamente el plátano me gusta como fruta y hasta en licuado pero en agua. En agua es diferente.

Otro caso y cuando supe mas o menos que es lo que me pasaba fueron unas bolsitas de frituras que sacó Barcel una vez, tenían canela. Mi cerebro al probar la fritura y sentir su consistencia espera un sabor salado pero al percibirlo dulce, siento como un corto circuito en mi cabeza y no me gusta. En su momento lo pensé, que si no fuera por la consistencia y fuera el mismo sabor pero en una galleta también me gustaría ese sabor. El caso es que soy así algunas cosas solo las puedo probar de una forma, si no es de esa forma, simplemente no las puedo comer.

Comentarios

Entradas populares