14 de septiembre de 2011

La rifa


Hoy fue la rifa de dos carros matiz que estaba organizando la gasolinera cerca de mi casa. Por cada 150 pesos de gasolina te daban un boleto para participar.

La verdad es que teníamos mucha ilusión de ganarnos uno de los dos carritos y es que chiquitos, chiquitos pero son bien ahorradores de gasolina y como ahora vivimos mas lejos del trabajo pues se nos hizo padre que pudiéramos ganarnos uno.

La que se llevo el día fue la segunda ganadora. Resulta que le hablan por teléfono a la ganadora y paso de todo. Desde la negación hasta el regocijo.

Resulta que la persona se puso muy pero muy emocionada, como todos los presentes estábamos escuchando la conversión ella dijo lo emocionada que estaba porque recientemente le habían robado el carro.

También dijo como su madre le dijo que esperara que Dios la iba a recompensar. Nos volteamos a ver Marlene y yo y dijimos pues se lo merece.

La verdad que estuvo muy emotiva la rifa, hasta ganas de llorar dieron y en vez de irme todo awitado a casa por no haberme ganado nada me regrese contento de que la persona que se lo gano realmente lo necesitaba mas que nosotros.

Los hábitos que quiero fomentar

Si bueno, probando, el micrófono sigue funcionando? Este blog se ha caracterizado por muchos re lanzamientos, vengo y digo ahora si voy...